Un árbol que, con el paso del tiempo, irá creciendo seguro y fuerte, ya que dispone de una base bien asentada que le permitirá aguantar cualquier vendaval venidero.